jueves, 7 de noviembre de 2013

Champú de la india




Para los indios "Kesha" significa cabello, y "sãbuna" jabón, que es lo que os presentamos aquí, un jabón natural para el cabello.

Es nuestro primer champú, así que le hemos puesto mucho empeño. Lo que más destaca de su composición es el polvo shikakai, traído de la india por una querida amiga. Este polvo se extrae de las bayas de la acacia concina, y su nombre significa "fruto para el cabello". Es utilizado desde la antigüedad por las mujeres indias para limpiar el cabello, ya que es rico en saponinas. Además de higienizar el cuero cabelludo suaviza, fortalece y aporta brillo a la fibra capilar. Pero no sólo eso, y esque esta planta lo tiene todo, además previene la aparición de canas y la caida del cabello, elimina toxinas del cuero cabelludo y regula la secreción de grasa, tiene propiedades acondicionadoras y es antiséptico y antiinflamatorio. Podríamos utilizarlo directamente como champú, pero requiere un preparado previo con agua y un reposado de unos 10 minutos, así que incluyéndolo en el jabón se nos hace más cómodo, y más espumoso.


Además este jabón está enriquecido con infusión de ortiga, romero, salvia, tomillo y cola de caballo, yerbas más que recomendadas para cuidar nuestra querida melena (también las incluimos en el preparado de agua y vinagre que utilizamos como acondicionador, más adelante explicamos cómo).
Los aceites que lo componen son aceite de oliva, coco, karité, cacao, aguacate y en gran cantidad ricino, aceite más que imprescindible para hacer champús. Además de aportar una espuma abundante y espesa fortalece y da brillo al cabello. 

Huele a geranio, salvia, limón, romero y sándalo, que además de aportar un aroma fresco cuidan nuestro cabello regulando la secreción de seborrea y la aparición de caspa.

Este jabón tiene un sobreengrasado de un 5% porque es para cabellos normales. Para cabellos secos se recomienda hasta un 8 y para grasos de 0 a 2, pero por supuesto ¡cada cabeza es un mundo!

Preparado acondicionador:

Todo el mundo te mira con cara rara cuando les dices que no utilizas champús comerciales, que te lavas el pelo con jabón (del bueno). Pero ya cuando les comentas que utilizas vinagre para acondicionarlo se parten de risa (o te miran aún peor). Eso sí, cuando comprueban que tu pelo está suave, con mucho brillo y sin rastro de olor a vinagre te piden la fórmula.

Pues aquí la teneis, es bien sencilla:

3 partes de agua (infusión con las yerbas anteriores)
1 parte de vinagre de manzana
Unas gotas de aceite esencial al gusto 


Todo juntito en un spray y ya tienes acondicionador para rato. Se pulveriza el cabello una vez aclarado el jabón y se da un ligero masaje para extenderlo por todo el pelo. Se enjuaga y listo, melena al viento.

Cuando empiezas a utilizar jabón natural tu pelo al principio se revela, y puede parecer seco, sin brillo o incluso sucio. Lo que está haciendo es liberar toxinas. Pero este proceso no dura mucho (la propia experiencia no han sido ni tres lavados). El vinagre es el encargado de que tu pelo quede suave y brillante durante este proceso, pero después de esta transición sigue siendo necesario, para equilibrar el ph del cuero cabelludo. 

Pásate al champú natural, te vas a sorprender.

Esta es la prueba del champú, y no podía haber salido mejor! Hace bastante espuma, huele muy bien, aunque no perdura mucho tiempo el olor, limpia y aunque, como pasa con todos los jabones naturales, al aclarar el pelo queda un poco "duro" el acondicionado con vinagre hace que el pelo quede perfecto, abajo tenéis la prueba: sedoso, con volumen y brillante. Más que contentas estamos con nuestro nuevo champú diario :)








1 comentario:

  1. Me ha encantado! :) eso sí, muy importante usar el acondicionador que recomiendas, da muy buen resultado. ^^

    ResponderEliminar

Lo más visto